lunes, 9 de agosto de 2010

-Creé en tus propias mentiras, pero nunca me vas hacer creer una de ellas, menos una tal como esa.

-¿Una mentira?-río- No seas ridícula ______ me deseas, y eso esta bien por que yo también te deseo a ti… Como nunca antes desee a otra mujer, es insoportable.

_____ mira hacia otro lado muy nerviosa.

-Estoy de verdad muy cansada quiero dormir.

Joe la mira con detenimiento parando en su senos, y luego mira su rostro una ultima vez antes de salir de la habitación y cerrar tras un portón la puerta.

¡Que difícil se le estaba haciendo la cosa! No contaba con que resistirse a besarlo sea tan complicado… Tenia que ser fuerte tenia que pensar en lo que el le había hecho, en lo que el la había acusado injustamente…

Christabel Kent se dijo así misma, para sacar los buenos recuerdos que tenia con Joe.

Christabel Kent se repitió otra vez, era increíble como un nombre que le había traído tanta tristeza ahora le sirviera para ser más fuerte.

Recordaba el día en que conoció a la rubia, fue en una fiesta, nunca asistía a fiestas que organizaba Joe, no por que no quería sino por que el no se lo pedía, esta vez era el cumple años de el… Ella se le acerco en la mitad de la fiesta y le dijo con su mirada fría y carecedora de todo tipo de sentimiento.

-¿Cuánto tiempo mas crees que le duraras? Tú no eres nadie, yo soy la amante de Joe desde hace años. Mientras tu una amante de baja calidad estas en su departamento, ¿Qué piensas que esta haciendo? ¿Trabajando? Eres tan ingenua si piensas que el te va a pedir matrimonio.

Cerró los ojos y borro esos horribles recuerdos, finalmente después de dar muchas vueltas se durmieron. Cuando despertó ya eran más de el medio día, miro por la ventana, era un día de otoño bastante templado con un radiante sol… Era un buen día para soñar como lo hacia habitualmente cuando vivía allí, soñaba con casarse, tener hijos, con ser por siempre la mujer de Joseph… Que estupida.

Entro Helena de golpe y la saco de sus pensamientos.

-Buen día. .-Dijo con una enorme sonrisa la anciana.

-Buen día.

-¿Cómo se ha levantado hoy?

-Bien, me siento muy bien, descanse me hacia mucha falta.

-Me alegro. Joseph me ha dicho que le de todo lo que desee.

-Joseph piensa que tengo una enfermedad terminal.

Helena ríe.

-Nunca lo había visto tan… emocionado, y si me permite decirlo, estoy tan contenta de que al fin vaya a casarse.

-Pero… Las razones no son… realmente las que llevarían a dos personas casarse.

-¿En serio? Yo creo que si…–dijo mirándola con complicidad y se marcho dejándola desconcertada.

Helena si era ingenua, Joseph tenia la vida perfecta, muchas mujeres en todas sus cosas dispuestas a darle lo que el deseaba sin siquiera pedirlo, ¿Por qué razón querría casarse con una mujer sin estudios, huérfana, pobre y que le estaba rompiendo su hermosa vida de soltero? Solo una razón, esa mujer llevaba su hijo y la lealtad de Joe no le permitía otra cosa que casarse.

¿Seguiría viendo a Christabel? De seguro que si, había visto una foto en una revista del corazón en donde se veía a Joe en una fiesta con Christabel.

Al salir de la ducha, observo como Helena acomodaba bolsas de ropa, zapatos y maquillaje en su habitación.

-¿Qué es todo esto? –pregunto confundida.

-Joe lo ha comprado todo para ti.

-¿Para mi?-pregunto sorprendía.

-Si, ¿Por qué te sorprende? El esta acostumbrado a mostrase su afecto a las personas que quiere.

Iba a contestarle que el en realidad no la quería, pero la mujer estaba muy emocionada de que al fin Joe se casara.

Estaba acostada cuando escucho el teléfono, se incorporo y atendió.

-Hola.

-Hola, ¿Esta Joseph? –dijo una voz femenina que ella conocía muy bien.

-No.

-¿Helena eres tu? Si eres tu, pásame a Joe se que esta hay.

-No soy Helena.

Se escucho como Christabel suspiraba sorprendida al reconocer la voz de su competencia.

-¿Qué haces tu allí?

-Eso no te incumbe.

-Todo respecto a Joseph me incumbe.

-Llama luego.-dijo colgando al no soportar las lágrimas y los recuerdos que venían a ella.

Recordaba como la gente hablaba de ella con lastima y con burla, recordaba cuando Joe la trataba de histérica y posesiva, recordaba como la había engañado en todo sentido, emocionalmente y físicamente. Las personas se reían a su espalda, Joe se reía a su espalda. Maldito. Agarro un florero y lo estrello contra la pared. No se saldría con la suya, ese maldito iba a lamentar haberla humillado y ahora obligarla a casarse con ella.

sábado, 3 de julio de 2010

-¡¿Que?!
-No todo te sera tan fácil.

La miro y deseo con todas sus fuerzas...besarla.

-No soy tan estúpida.
-No, no lo sos, eso ya me di cuenta.

____ estaba nerviosisima estaba conteniéndose de salir corriendo y encerrarce en el baño. Pero se dijo que Joseph no tenia que verla como un rival débil y sensible, ergio la cabeza y dijo...

-Ese es el trato.

Joe se quedo mirándola un buen rato, se levanto, se estaba yendo del comedor, pero se paro en el umbral de la puerta se dio vuelta.

-Esta vez ganaste la batalla, vamos a ver quien gana la guerra.
-¿Es es-esto un guerra?-dijo tartamudeando pero con mucha dignidad.
-Dímelo tu.
-Yo digo que no me voy a hundir sin llevarte a ti conmigo.
Joe rió.
-Esta no es la dulce, sensible y pacifica _____ que conocí.
-Tu no eres el hombre que creí conocer.
-No,-dijo serio- yo digo siendo el mismo, la que dejo atrás su papel de niña buena eres tu.
-Yo... nunca actué nada.
-Ni tu crees en lo que dices. -suspiro- Mejor que vallamos a dormir, se te ve muy cansada.
-Lo estoy...
-¿Dormiste bien hoy?
-En realidad... no dormí mas de una hora, me dolía mucho...-se toco el vientre-
-¿Es normal?
-Si.
-Igual deberíamos consultarlo con un profesional.
-Joe, es absolutamente normal. Ahora si me disculpas me voy a duchar.

Las cosas se estaban poniendo cada vez mas dificiles, en dos días su mundo dio un giro de 360 grados... La señora Jonas... Imposible de creer, era imposible creer que el magnate Joseph Jonas sentara la cabeza, pero para ella no tanto ya que conocía las razones por las cuales el se casaría y ninguna de ellas incluía amor...

Joe se encontraba en la oficina hablando por teléfono con su abogado...
-Ella no quiere un acuerdo prenupcial.
-Obligala.
-Es una condición para que me case... Y si no se casa no podremos hacer esa 'escena' y por ende no podre tener la tenencia completa.
-¿Aceptaras su condición?
-No me queda otra opción.
-Bueno, esta bien, igual veré que hago para que... ella no salga ganando mucho.
-Luego hablamos.

Caminaba por el pasillo, estaba por entrar en su habitación cuando vio que ____ había dejado la puerta entre abierta, y se podía ver perfectamente como se cambiaba, se veían sus piernas largas, su carnoso trasero moreno, su hermosa espalda con la linea perfecta de la columna, el pelo que caía hasta su cintura... Era hermosa.

-Te recomendaría que te asegures de cerrar correctamente la puerta, pero la verdad es que seria una lastima.

_____ se dio exaltada y se tapo con la toalla que la había tirado en la cama.

-¡Vete!
-¿Te tapas?-dijo riéndose- Por favor ____ tantas veces que te vi desnuda... No te hagas la vergonzosa, conozco cada milímetro de tu cuerpo.
Callate!
-Aunque me calles...-dijo acercándose- sabes muy bien que es la verdad.

En la medida que Joe se acercaba ____ se alejaba, hasta que su espalda toco la pares y lo tenia en frente de ella, podía sentir el su olor masculino y limpio que todo el emanaba... Deseo con todo el ardor tocarlo.

-Y tampoco te hagas la difícil, la que no me deseas por que se nota que deseas besarme, tocarme y sobre toda las cosas acostarte conmigo, tu cuerpo lo pide a gritos ¿Se lo vas a negar?

____ reacciono a esas acusadoras palabras y lo aparto.

-Creo que las mujeres te han mimado demasiado hasta el hecho de hacerte creer que eres irresistible, pero estas muy equivocado para mi no lo eres...
-¿Estas segura?
-Lo estoy.
-Esta bien, sabes no te voy a presionar... Se que caerás sola.


Quiero mas lectoras y comentarios :'(

martes, 29 de junio de 2010

-Suponiendo que acepto... ¿Cuales son los condiciones?
-Obviamente no va hacer un matrimonio normal, uno de conveniencia, así que no esperes nada de romanticismo, sexo si, amor no...
-¡¿Estas loco?!-interrumpió ____-
Prosiguió sin que las protestas lo afectaran.
-No soy tuyo, no me dices con quien salir, que tengo que hacer ni ninguna cosa que haría una esposa común...
____ estallo de rabia y con todo el odio pregunto.
-¡Si te vas a encamar con cualquiera, yo podre-dre salir... con cualquier hombre que me de la gana!
-Claro que no...
-¡Claro hago el papel de la esposa de un marido infiel haciendo la vista gorda a sus amantes mientras todo el mundo se ríe de mi!-grito alterada y sorprendida de no tartamudear-
-No se puede hablar si estas en este estado... Hablamos después de la cena, pídele a Helenna que cocine lo que quiera y en abundancia estas muy delgada...
-¡No evites el tema!
-Tranquilizate, me estas haciendo perder el control...

Cenaron sin hablarse, el silencio era tan insoportable, era casi una locura pensar que hacia dos días ni siquiera tenia la intención de ver nunca a a Joseph y ahora estaba cenando con el... terminando de cenar Joe le pregunto.

-¿Que pensabas hacer?
-Trabajar, sobrevivir...
-¿Sobrevivir? Eso no es vida para un niño...
-¿Y que mas podía pensar? Me dejaste claro que no querías tener hijos, y aparte no quería verte...
-Uno no tiene lo que desea... En tu caso seria uno tiene lo que no desea...

Fueron una de esas palabras mas horribles y dura que le habían dicho en su vida, en ellas dejaba claro que el no quería su hijo y insinuaba que ella tampoco quería a su hijo...

-¡¿Como puedes decir eso?! Es tu hijo, ¡y yo si lo amo daría todo por el!

Joe la miro sin saber que decir, finalmente hablo...

-Si no te casas conmigo sufrirás graves consecuencias.
-¿Me estas amenazando?
-Te estoy advirtiendo... Y como ya te habrás imaginado firmaras un acuerdo prenupcial.

¿Como podía ser el mismo Joe que ella se había enamorado? Era imposible de creer... Le dolía tanto lo que le decía, le dolía saber que para el ella solo había sido una mas, mientras que para ella el había sido lo mejor que le paso en la vida. Decidió que si el quería peliar, hiba a tener con quien y no había a ser un rival fácil...Así que con mucha dignidad le dijo...

-No lo voy a firmar... Yo también tengo mis condiciones, y una de ella es esta, vos me vas a ser infiel, muy bien, pero ni sueñes en un acuerdo prenupcial.






_._

Dicen que lo bueno se hace esperar, bueno lo malo también se hace esperas ;) El viernes entro en vacaciones de inviernooooooo! Con mucho frio y dos semana nada mas pero son vacacioooooones! Y espero que si no gana Argentina la copa del mundo se quede entre Latinoamericanos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Beso a todos/as :)

miércoles, 26 de mayo de 2010

-Señorita ya llegamos. -dijo el chofer-



-Gracias.





Toco el timbre hasta que Marisel abrió.





-¿Y que paso? -dijo notablemente intrigada-





-Me dijo que lleve mis cosas a su apartamento.





-¿Que?





-Sí. Así que me alcanzas mi bolsos, por favor.





-Claro, pero... Joseph es tan... impredecible, siendo sincera hubiera esperado que no te creería hasta que tengas el bebe en tus manos con una prueba de ADN.





-¿Piensas que no hará eso? Claro que no me creerá hasta tener pruebas profecionales, pero también se, que no me dejara que disfrute mucho y me querrá tener cerca...





-Ah,-suspiro y pensó antes de hablar- Y... eh... ¿Como fue tenerlo tan cerca después de tanto todo lo que paso?





-Fue... fue devastador, nunca pensé que después de estos meses de sufrimiento y de lo que me hizo cuando estuvimos juntos, que pudría sentir aun esto por el...





-¿Esto?





-Amor.





-No, no creo que sea amor. Obsesión tal vez. Pero el fue tu primer gran amor, el te desvirgo, pasos muy importantes en tu vida... Y todas sabemos que nos enamoramos o algo muy parecido de nuestro primer amante, pero es pasajero. No te preocupes por el, es un perfecto idiota que no supo valorar tu querer.





-Sí..





-Bueno, te están esperando.





-Sí.





-Vamos que te llevo los bolsos.





-Gracias.








El chofer cargo sus bolsos y ___ supo que de ese viaje no iba a salir jamas.



-¡¿Como que no se puede?! -grito Joe desesperado-



-Escuche, -dijo el abogado incomodo por la autoridad de su cliente- la única manera que usted pueda tener los derechos que quiere... es casándose con ella

-Imposible... tiene que haber otra solución.

El abogado miro hacia abajo algo nervioso, suspiro.

- Hay una, es algo tramposa, pero en estos casos no es importante... Joe casate con ella, pone un acuerdo prenupcial, a los seis meses de casados armaremos todo una escena en donde ella este con otro hombre, lo filmaremos y podrás tener la tenencia de tu hijo sin que tener que lidiar con la madre...

-Es... demasiado.

-Es una solución en la que tu sales cien por ciento privilegiado... Es una gran solución. Tu decides.


Resivió a ____ una señora mayor, y la acomodo en una habitación del departamento de Joseph. Era bonita y mucho mas grande que toda su antigua pensión. Decidió acostarse, pues el día fue agotador y no había comido mucho como de costumbre.

-¿Llego?-le dijo Joseph a su mucama Helenna su mucama mas que mucama era como una madre, la madre que siempre quizo y nunca tubo, era su niñera desde el momento que salio del vientre, ambos se tenían un cariño muy especial-

-Si, Joseph se veía muy cansada, además esta muy delgada se ve que no se alimenta bien, y tiene un bebe dentro suyo, todavía no puedo creer que vayas a ser papa. Es una gran responsabilidad, ahora tu prioridad no es solo el niño que esta por nacer, es también ella.

-¿Donde esta?

-Descansando.

Joe la miro desde la puerta, ya se había olvidado de como era tenerla cerca y le costaba creer que estuviera allí acostada... embarazaba. En serio que estaba muy delgada, igualmente tenia sus hermosas y exuberantes curvas, su piel morena y el pelo largo, lacio y negro... Extrañaba verla esa era una gran verdad.

Camino unos pasos y se sentó en la cama, si la hubiera visto antes jamas habría pensado que estaba embarazada. Toca suavemente su vientre, pero eso basto para que ____ se despertara...

-¿Que haces? -dijo con la mirada confundida-

-Solo vine a verte... ¿Te sientes bien?

-Sí, no me hables como si estuviera enferma.

El la miro a los ojos esos ojos castaños con largas pestañas que meses atrás le habrían atraído tanto.

-Tenemos que hablar.

-¿So-sobre que? -pregunto regresando a su habitual tartamudeo-

-¿Sobre que piensas que vamos a hablar? Sobre esta situación.

-Se llama... hijo-dijo dolida _____.

No haciendo caso al comentario Joe siguió.

-He repasado este situación, y solo le encuentro una solución coherente... Vamos a casarnos.

Lo que mas le molesto es que no fue una pregunta, siquiera un sugerencia. Fue una orden, dando por hecho que diría que si, como si cualquier mujer querría casarse con el.

-¿Que?-dijo con cara de horror-

-No me mires así, -se le acerco- sabes muy bien desde que me conociste que quieres casarte conmigo así poder tener todo lo que quieres.

-No ¡No es así! Nunca pensé en casarme contigo, con un cerdo asqueroso que en lo único que piensa es en sexo y dinero.

-Admitelo el sexo y el dinero te gustan tanto como a mi, y mas si proviene de mi.

_____ se ruborizo hasta la punta del pelo.

-Deja de hablar como si me conocieras.

-Te conozco muy bien. Vamos ____ ya caí en el jueguito de niña inocente, no voy a caer de nuevo así que deja ya de hacerte la desentendida. Es simple, nos casamos y ambos tenemos lo que queremos, tu dinero y yo acceso libremente a mi hijo. Claro que hay algunos temas que tratar...

viernes, 21 de mayo de 2010

MAÑANA (6) JAJA

lunes, 5 de abril de 2010

A las 15:30 llegaba al departamento de Joe, era realmente grande y bien decorada. Después de unos minutos se encontraba en la sala esperando que Joseph llegara a su cita.







-Hagamoslo claro ¿Cuanto dinero quieres? -dijo Joe en el segundo que cruzo el umbral



-¿Que?



-No tengo interés alguno en que me cuentes tus problemas, se que viniste a pedirme dinero así que dímelo y listo.



-No, yo no vine por eso.



-¿No? Interesante... entonces dime.



-Yo...



No sabia, no sabia como decirle ni tampoco como hiba reaccionar, hace tiempo hablar con Joe se le hacia tan fácil ¿Por que tuvieron que cambiar las cosas? _____ se dijo que la culpa la tenia el, el arruino su relación, por ese motivo estaba viviendo esa situación ____ y ahora, encima, la trataba como si fuera una interesada.



-Tu ¿que?



-Yo...-suspiro- no es fácil decirlo.



-Dilo por favor, tengo que volver a la empresa.



-Yo-suspiro finalmente-. Yo estoy embarazada.



Había imaginado muchas veces las reacciones de Joseph en su cabeza cuando le dijera que hiba a tener un bebe suyo, pero en ese momento no mostró ningún tipo de emoción en su rostro, solo se quedo inmóvil.



-¿De cuantos estas?-dijo finalmente después de unos minutos.



-De tres meses.





La frialdad que mostraba le dolía, no había recibido apoyo y cariño cuando se entero que estaba embarazada le hubiera encantado que el padre mostrara algo de apoyo, pero se había olvidado quien era el padre.





-No... vas a de... decir nada-dijo tartamudeando.





-¿Cuando te enteraste?



-Hace un mes.



-¿Por que me avisaste después de un mes de saberlo?



-Por que... por que yo no quería pedirte ayuda, y no...no quería volver a verte, pero no puedo sobrevivir no tengo dinero y me hecharon de la pensión.



-¿En donde estas viviendo?


-En la casa de una amiga.




- ¿Es mio?

Le molesto tanto que le hubiera preguntado eso, pensé en tirarle lo primero que tenía cerca, pero prefirió ser mas coherente...

-Sí Joseph, es tuyo.

Se quedo unos segundos mirándola de arriba abajo, estaba demasiado delgada e igual de hermosa que la ultima vez que la había visto. Pensó unos segundos antes de hablar...

- El chofer te llevara a la casa de tu amiga y busca tus cosas...

-¿Para... para q-que? -dijo con su característico tartamudeo que siempre tenia cuando estaba nerviosa

-Vivirás aquí, conmigo, esta noche hablaremos sobre ... nuestro hijo.

-Yo no... no quiero vi-vivir contigo.

-_____ se buena y haz lo que digo.

Pensó en replicarle, pero no tenia animo, así que solo asintió con la cabeza, y en seguida un hombre mayor muy agradable la condujo hacia una lujosa limosine.

Perdón el retraso (: Prometo nunca mas hacerlo! Un beso.

jueves, 25 de febrero de 2010

_____ se encontraba en el balcón de la mansión observando la espectacular vista de la playa, era una imagen bellisima, Joe le había dicho que había comprada esa casa por que la playa le recordaba a la calides y seguridad que ella de daba. Sonrió ante el tierno recuerdo. En los últimos meses había sido imensamente feliz, nunca en los últimos años después de todo lo pasado, hubiera pensado que alguna vez podría ser tan feliz. Pero él, el hacia todo para fuera así, con sus gestos tiernos, y demostrándole que la amaba apasionadamente. Había tenido una boda de cuento de hadas, con el hombre que amaba, ahora si sus vidas estaban unidas para siempre, ¿quien lo hubiera pensado? Estaba deseando ver a Joe para darle una sorpresa.
- La vista es casi tan hermosa como lo eres tu, cariño -interrumpió una voz profundo y masculina.
Ella se dio vuelta con una sonrisa en el rostro estirando sus brazos, el la abrazo y deposito besos en todo su rostro.
- Te extrañe mucho -dijo contra sus labios.
- Solo te has ido por unas horas cielo.
Él la beso de nuevo.
- Eso es suficiente.
Ella se rió y le tiro hacia atrás un mechón de pelo con dedos cariñosos.
- Bueno, yo también te he extrañado.
- Ya lo sabia, como no me hibas a extrañar.
Ella rió de nuevo.
- Adam esta en la casa de tu madre, así que no ahí riesgos que vea nada que no deba, mas a estas horas del día.
- Muy bien pensado, por eso me case con una mujer inteligente y sexy.
- ¿Para tener sexo sin riesgo de que tu hijo pequeño sospecha nada? -dijo levantando una ceja.
- Sí. Y para que me regañe por llegar tarde a una cena, aunque te hubiera avisado.
- No me gustas que llegues tarde - dijo ruborizada.
- Y también para ser el marido mas celoso y posesivo que pueda existir.
Sonrió, antes de que el le hiciera perder todo pensamiento por el profundo beso.
Dos horas después, yacían sudorosos y entrelazados, en las blancas sabanas desechas. Apenas podía moverse por que Joe la abraza muy fuerte y muy cerca de el. Se enderezo un poco para estar mas cómoda.
- ¿Estas despierta?
- Sí.
El frota su mano contra la curva de su cadera.
- Mmm, esto me mantiene en forma.
Ambos rieron y el cambio de posición para que ____ este arriba de él. Ella lo miro a los ojos, sonriendo de oreja a oreja.
- ¿Pasa algo? Te noto algo rara y callada.
- ¿En serio?
- Sí. ¿Ocurre algo?-dijo preocupado.
- No, solo estoy contenta.
- Yo también, siempre estoy contento cuando pienso en ti, mas aun si estoy contigo.
Ella lo beso, y acaricio el rostro hermoso de su esposo.
- Te tengo que decir algo.
- ¿Que?
- Se va a agrandar la familia.
El la miro, y frunció el ceño.
- Así que accediste a que Adam tuviera un perro. Mira, lo puedo convencer de que es mucho trabajo, ya se que odias a los perros...
Ella lo golpeo en el hombro y dijo:
- No, tonto, estoy embarazada.
El la miro sorprendido y luego la estrecho en su brazos.
- Eres magnifica ¿sabes? Dios vamos a tener otro hijo y realmente espero que no sea el ultimo. ¿Ya le dijiste a Adam? Se va enloquecer cuando sepa que va a tener un hermanito.
- No aun no se lo dije, quise que fueras el primero en saberlo,-ella miro hacia abajo- se que no podre remediar que no hallas pasado por esto cuando estaba embarazada de Adam, pero por lo menos ahora estarás tan involucrado como yo en nuestro hijo.
El levanto su barbilla para que pudiera mirarlo a los ojos.
- No te guardo rencor por eso, eso forma parte del pasado, no fue tu culpa, no fue culpa de nadie. El destino quizo que fuera así. Aparte no podría guardarte rencor por eso, ni por nada, sos mi vida, vos, Adam y el bebe que llevas en el vientre son lo mas importante para mi.
Se le humedecieron los ojos de la emoción hasta que lloro.
- Vamos mi vida, -dijo mientras la abrazaba- no llores, no llores. No puedo soportar verte llorar.
No era posible cuanto _____ adoraba a Joe. Era ilógico, estaba segura de que sin el, se moriría de triztesa. Ambos dependian del otro para poder vivir, como dependian del aire.
- Soy tan feliz, Joe- sollozo contra su hombro.
-Yo también, mi madre siempre dijo que me merecía a una mujer que me quiera como soy, creo que tengo mucho mas de lo que merecía. Te amo, siempre te ame desde la primera vez en que te vi, y te seguiré amando hasta el final, nadie ni nada nos separara por que nuestro amor es único en verdad, te amo mi _____.
—Yo también te amo mas que a nadie —susurro _____ finalmente, llorando casi de felicidad. Entonces inclinó la cabeza y Joe la besó apasionadamente. Estaba seguro de haber encontrado a la mujer de su vida... ¡ y ya estaba casado con ella! ____ le había dado una familia y le había enseñado a amar... y él iba a saber agradecérselo eternamente, besándola y abrazándola día y noche durante el resto de sus vidas. Este era el comienzo del resto de sus dias.